QUIERO ESCRIBIR UN CUENTO DE ESPERANZA.


Quiero escribir un cuento de esperanza 

pero el miedo y el dolo no me dejan,

aunque ellos mismos son los que se alejan

de mis caminos allá en lontananza.

Cuando es que yo me empeño en mi añoranza

entonces mis deseos se reflejan

y aquí en mi corazón dejo que tejan

fuerte el sentir que augura la bonanza.

No hay anhelo de mí que me acobarde

luchando en cuerpo y alma contra el viento

jamás quiero sentir que soy cobarde.

No puedo permitirme ni un lamento,

ni obstáculo o excusa que me aguarde

jamás impedirá, al final, mi cuento.

Beatriz Barragán Fernández ⓒ 21.05.2020

ILUSTRACIÓN DEL SONETO “Quiero escribir un cuento de esperanza”

Os dejo una serie de fotografías del progreso hasta llegar a la ilustración final.

BULO


BULO

BULO - Ilustración del soneto del mismo nombre.
BULO – Ilustración del soneto del mismo nombre.

Cada día montones de mensajes 

nos atacan sin nada de decencia,

aprovechan de algunos la inocencia

que se creen lo que leen sin ambages.

Pues es que se cometen más ultrajes

a través de los medios con licencia

ignorando los términos de ciencia

en muy reproducidos reportajes.

Tenemos que ser cautos, no ir al “huerto”,

poniendo entre comillas contenidos

no dejando de ser muy precavidos.

Los “bulos” nos rodean, eso es cierto,

así pues no escuchemos su concierto

no será que no estamos advertidos.

Beatriz Barragán Fernández Ⓒ 8.5.2020

GUERRA MODERNA


Un mes en nuestras casas confinados,

cuidándonos del rey que está ahí afuera,

viendo pasar la vida por la acera,

penando por los muertos no llorados.

La tremenda pandemia ha “alborotado”

a la “clase” política, que alberga,

esperanzas tan falsas que, en su jerga,

de curvas, picos y EPIS han contado.

Y aquí el común de todos los mortales

aguanta como puede, confinado,

mirando a través de los cristales.

Cómo sus vidas han hipotecado

al interés de un virus coronado

que va dejando muertos a raudales.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Y estamos aplaudiendo en los guiñoles

al ejército verde de hospitales

que con armas escasas y retales

alzan nuestra bandera de españoles.

Caen presos de ese rey que nos gobierna

a golpe de matanzas inmorales,

nos defienden, mas no son inmortales,

escudos  de papel, guerra moderna.

Derrocar a este rey absolutista

es la lucha que por Semana Santa

mantiene hoy desierta la autopista.

Y en el balcón la resistencia canta;

tenor, rockero y hasta cupletista,

a ver si majestad se nos espanta.

Beatriz Barragán © 12.04.2020